El Control de Esfínteres

El Control de Esfínteres

EL CONTROL DE ESFÍNTERES

El control de esfínteres no se trata solamente del control de la vejiga y de la maduración de los músculos y órganos esfinterianos, hay otros factores que tienen también que ponerse de manifiesto. Es un proceso de maduración global.

Los factores que intervienen en el control de esfínteres son:

Maduración fisiológica y motriz. Para empezar a proponer el uso del orinal es necesario haber observado durante un tiempo prolongado una determinada capacidad para retener la orina y que los pañales permanezcan secos entre dos y tres horas.

El niño-a tiene que ser capaz de distinguir si está mojado o seco o si está sucio o limpio. Y además disponer de alguna forma de comunicarlo, señalando, de palabra…

A nivel de motor necesita disponer de un grado de desarrollo que le permita utilizar el orinal: sentarse y levantarse solo, ponerse de pie, caminar.

Maduración cognitiva: se trata de plantearlo como un proceso activo, voluntario, agradable y progresivo. Para ello se requiere un grado de desarrollo de pensamiento simbólico. Cada niño-a tiene que ser capaz de representar mentalmente lo que supone hacer pis y caca, así como lo que conlleva el controlarlo, para poder manifestar lo que va a suceder.

Maduración afectiva y emocional. Es difícil saber cuándo es el momento propicio para plantear el control de esfínteres desde el punto de vista afectivo. Lo que si se sabe es cuándo no es aconsejable hacerlo: en el periodo de adaptación a la escuela; el nacimiento de un hermano; una situación de crisis evolutiva (rabietas, obstinación…); después de una enfermedad; un cambio de domicilio; una modificación de la situación familiar; un cambio de educador…

Es muy importante que el niño-a tenga una buena relación afectiva con las personas que le vayan a iniciar en el control de esfínteres. Si por diversas razones descubrimos que aún está muy apegado a sus pañales es más adecuado intentarlo un poco más tarde.

Habitualmente hacia los dos años es cuando el músculo esfínter está preparado para iniciar la regulación voluntaria pero como hemos dicho anteriormente hacen falta otras condiciones relacionadas con la evolución general y en especial con la significación afectiva. A esta edad los sentimientos de seguridad aumentan, pueden y saben hacer más cosas. Al mismo tiempo los adultos les transmitimos la idea de que son mayores por lo tanto ellos se muestran también deseosos de aprender; quieren estar limpios y secos y no sólo para agradar al adulto, sino también para sentirse satisfechos consigo mismos. Experimentan un deseo intenso de ser mayores y les produce gran orgullo el hecho de lograr el control.

Las reacciones ante la propuesta de usar el orinal van a ser muy variadas. Cuando éstas sean negativas (rechazo a sentarse, resistencia a que les quiten el pañal…) será mejor esperar un tiempo. No hay por qué considerar que existe  algún retraso en el control hasta después de los tres años.

La actitud de los adultos será serena, flexible y segura para que el niño-a lo pueda percibir y se sienta seguro. Al principio es normal que se produzcan “escapes”, por lo que no habrá que enfadarse ni reprimirle. Cuando por el contrario el pequeño lo pida y/o deposite sus excrementos  en el orinal habrá que premiarle (besos, caricias, aprobaciones verbales; un dibujo en la mano, un sello…). Habrá que explicarles también por qué nos ponemos tan contentos cuando hacen “pis” o “caca” y después nos deshacemos de ello. Los niños-as entran en un conflicto (nos agrada pero lo tiramos). Para tranquilizarles debemos explicarles por qué lo tiramos y pedirles colaboración (tirarlo al inodoro, tirar de la cadena).

En ocasiones se pueden presentar multitud de motivos por los que se interrumpa el proceso y se produzcan retrocesos. En la mayoría de los casos se trata de regresiones naturales en el proceso de crecimiento o causas externas que suelen coincidir con las situaciones que anteriormente hemos expuesto no son aconsejables para comenzar con la retirada del pañal (nacimiento de un hermano, enfermedad, cambio de la situación familiar…).A veces son necesarios unos pasos hacia atrás para afianzarse y poder a partir de ahí conseguir el proceso con mayor estabilidad.

Los pasos a adoptar en líneas generales,

Aún siendo imprescindible adaptarse al ritmo de cada niño-a, son los siguientes:

  1. Si es posible iniciar los pasos en casa para después comenzar en la escuela. En todo momento mantener una estrecha comunicación acerca de las respuestas del niño-a.
  2. Introducir poco a poco el orinal. Primero como un objeto que puede explorarse y con el que jugar y sin forzarle a sentarse. Dependiendo de la respuesta y aceptación se le puede invitar a sentarse y empezar a comunicarle el adecuado uso del orinal. No se trata de perseguir al niño-a preguntándole si se quiere sentar o no. Depende del tiempo de retención de la orina o de si suele defecar a una hora aproximada. Se les puede ofrecer hasta tres veces al día y nunca prolongar el tiempo de permanecer sentados hasta que les salga.
  3. Cuando la mayoría de las veces utilice el orinal para depositar sus excrementos y además lo pida antes, puede empezarse a retirarle los pañales. Si se encuentra cómodo se los quitaremos durante la mañana y la tarde no durante la siesta o la noche. El control durante el sueño se produce más tarde.

NECESITAMOS:

Desde escuela infantil FansasySchool, os pedimos

  • Que nos mantengáis informados diariamente. Los niños-as que tienen agenda, será ese nuestro canal de información. Los niños-as que no tienen agenda podrán anotarlo en un folio con la fecha de la observación, nosotras haremos lo mismo. (Aunque nos gustaría no podemos hablar con cada uno de vosotros-as todos los días).
  • Ropa de cambio: además de la muda que tienen en el cole, necesitamos dos pares de pantalones, dos pares de camisetas, dos pares de jerseys, tres pares de calcetines, tres pares de braguitas o calzoncillos y un par de zapatillas. (Esto cuando os lo pidamos, de momento no necesitamos nada, ya os iremos diciendo cuándo tenéis que traerlo).
  • Una vez empiecen con el control deberán venir con ropa cómoda, que se puedan bajar y subir los pantalones cómodamente y por supuesto, “nada de bodys”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies